Miserias del multiculturalismo

“Uno de los ejemplos más remarcables de la complicidad del sistema educativo en la reproducción y justificación de las consecuencias más indeseables e inicuas de la estructura social, a través de la substantivización de los entramados clasificatorios que dividen conceptualmente a los grupos copresentes en la sociedad, lo tenemos en el uso que se le está dando en la institución escolar a una idea fetiche: la de la «educación multicultural». Ésta, en lugar de ser, como presume, un instrumento para la integración de una sociedad toda ella hecha ya de minorías, se constituye en el motor conceptual que permite dar por bueno un orden clasificatorio de los individuos y de los grupos que presume la condición crónicamente problemática de algunos de ellos por causa de su cultura, escamoteando el origen sobre todo legal, social y económico de sus problemas de adaptación. Los usos educacionales de esta noción resultan una prueba más de hasta qué punto el «multiculturalismo», el «mestizaje cultural» y otros derivados de la equívoca noción de cultura, empleada sistemáticamente en su acepción romántico-idealista, son algunas de las ideas-fuerza más astutas de que disponen las nuevas modalidades de racismo.”
Manuel Delgado Ruiz. (a quien acabo de descubrir gracias a Extrujado, ver comentarios en “Notas insustanciales…”)
http://www.educaweb.com/esp/servicios/monografico/multiculturalidad/opinion5.asp
Lo que dice, por cierto, me recuerda mucho a lo que también sostiene Zizek.
PD: Por no hablar del absurdo contrato que el racista, xenófobo, homófobo, ultraderechista y asqueroso partido popular pretende implantar. El PP hace que la definición del hombre como animal racional suene a chiste.
En cualquier caso, y como bien decía Manuel Delgado en la conferencia, la democracia representativa se levanta sobre la ficción de un orden político justo construido sobre un orden social injusto: democracia y capitalismo son incompatibles

Individualismo metodológico

En torno a la oposición individualismo y holismo se dan un conjunto de oposiciones que, aunque no sean idénticas, sí son similares o adyacentes, tales como la oposición entre psicologismo y sociologismo, micro y macro, acción y estructura. En última instancia, podemos considerar que todas estas oposiciones son casos de la oposición clásica y largamente debatida entre el individuo y la sociedad. Que la sociedad es, desde un punto de vista ontológico, completamente independiente de los individuos que la componen, es una tesis difícilmente sostenible. Sin embargo, establecer cuál es la relación entre los individuos y la sociedad resulta más problemático. Enfoques holistas, como el estructuralismo, tienden a reducir la autonomía de los individuos y a resaltar los condicionamientos externos a los que están sometidos, como las instituciones. Enfoques individualistas, por el contrario, resaltan el papel de los individuos en la creación de las instituciones, su relativa autonomía. Aunque muchas teorías traten de superar el dualismo entre el individuo y la sociedad, considerando que los términos de la oposición se entienden uno en función del otro, y que por tanto se trata de conceptos relativos, no absolutos, varían al asignar una prioridad explicativa a uno u otro polo de la oposición. En este sentido consideraremos el alcance de la reducción de los fenómenos sociales a los elementos que los componen, los individuos.

Continue reading “Individualismo metodológico”

Notas biográficas insustanciales y de poco o nulo interés para la humanidad

Dejé de fumar. Bueno, no del todo. Aún no del todo. Me he pasado al hand rolling tobacco precisamente con el objetivo de dejar de fumar progresivamente. Ayer he logrado reducir la dosis a un único cigarrillo de liar. Lo peor de todo -aparte de la ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza y exacerbación de la ciclotimia o bipolaridad desquiciada en ausencia de nicotina- es acostumbrarse a vivir sin fumar. ¿Escribir sin fumar?
I shop, therefore I am. Los motivos no podían ser más opuestos a los que la retórica biempensante proclama de forma supremamente irritante: te sentirás mejor contigo mismo por haber superado un reto tan difícil y aumentará la seguridad en ti mismo. Uno: me sentiría mucho mejor si fumara un cigarro. Dos: dejen de leer libros de autoayuda o algún día alguien les asesinará. Y con razón.
Los motivos, frívolos, superficiales, egoístas, son contar con más dinero para comprar libros y ropa o ir a al cine u otra cosa. Racionalidad instrumental win. I`m sorry, la vorágine consumista colonizando el mundo de la vida no se frena ni aunque un millón de tarados lúcidos y perseverantes, lancen las hojas de El Capital, una a una, contra el viento de la producción en masa y las necesidades inducidas desde el mercado.
Y aun así, con todo el alegre desencanto del fin de las ideologías y los pensamientos postmetafísicos de los imperios efímeros, con la sonrisa cínica de quien cita a Mandeville con un deje de superioridad, que dice vicios privados, beneficios públicos, con el subtexto implícito de yo pienso la Realpolitik, tarado e ingenuo izquierdoso, a ver cuándo te vas a enterar. Aun así, digo, la visión de robots autómatas funcionando a pleno rendimiento como perfectos agentes maximizadores sigue dejando un poso de tristeza, y en algún lugar recóndito siguen anidando ganas de revuelta contra el imperialismo económico (que se ha colado en las ciencias sociales bajo el disfraz neutral de individualismo metodológico, el cual también adopta el marxismo analítico (más bien debiera ser llamado marxismo sin marxismo o tontería de analíticos descomponiendo unas cosas en otras o reduciendo por puro amor al reduccionismo) que ha instalado en las bombardeadas mentes de los espectadores (espectadores que votan, espectadores que consumen, da lo mismo, la espectacularización de la política la ha convertido en mero objeto de consumo) una concepción del comportamiento humano en general que no es sino una burda extrapolación de la microeconomía más ortodoxa.
PD: Seguramente hay miles de contradicciones internas en el post, pero sin tabaco no me siento con fuerzas para despejarlas, así que el texto se queda como está. Ay, mi nicotina querida…🙂

Voces y acontecimientos y tiquismiquis

Estaba pensando en que algunas voces se convierten, por causas desconocidas, en acontecimientos que trascienden (pido perdón a Deleuze por usar esta palabra) el marco de su aparición y pasan a ser una especie de modelo platónico respecto al cual se mide la excelencia de un determinado modo de cantar. Supongo que en esa categoría (al decir esto de categoría se me ha ocurrido que perfilándola (desplatonizándola) un poco puede puede servir para provocar una escucha filosófica y una filosofía de la escucha… en fin, no estoy muy seguro de lo que digo) estarían de Camarón a Kurt Cobain pasando por muchos otros.
Luego (despues de pensar esta tontería, que me costó mucho esfuerzo y la convicción absoluta de que intentar imitar a Camarón en mi caso es sinónimo absoluto de intentar hacer el ridículo) me puse a escuchar Volando voy, pero no cantada por Camarón (desde que El País, periódico que empeora, por cierto, cada semana un poco más, tuvo a bien regalarnos La leyenda del tiempo, no he parado de escucharla) sino por los Delinqüentes, en un programa de televisión autonómico (cosas del Youtube) junto con las que supongo eran las presentadoras del programa, y en lugar de decir enamorao de la vida/ aunque a veces duela, decían enamorao de la vida/ aunque a veces duele, con una e al final. Y pensarán que estoy loco (yo mismo a veces lo pienso) pero me pareció que ni remotamente era decir lo mismo, por culpa de una sola letra que cambiaba el tiempo verbal.
Seguro que soy muy tiquismiquis (qué rara queda esta palabra escrita, parece la palabra de un idioma inventado por Mary Poppins mientras intentaba comerse en un segundo un bolsa entera de gusanitos) pero ni remotamente es decir lo mismo.
PD: Aúpa kiko Veneno🙂

La tabla rasa

Y ahora, algo completamente diferente. Una reseña de La tabla rasa. La negación moderna de la naturaleza humana (704 págs.), de Steven Pinker, un tipo con el pelo blanco y rizoso que salió en Redes.
La obra de Steven Pinker se enmarca dentro del larguísimo debate que enfrenta a la educación frente a la naturaleza por la primacía explicativa de la conducta humana de uno de estos dos polos. Los dos ejes que articulan la argumentación de fondo de Pinker son la psicología evolucionista y una teoría computacional de la mente. Sus ataques se dirigen a aquellos que niegan la existencia de una naturaleza humana, negación en la que subyace sobre todo la idea empirista de que la mente del hombre es una tabla rasa, una página en blanco sobre la cual se escribirían los contenidos de la cultura. Desde esta postura la mente se concibe como una materia maleable y plástica. Además, la idea roussoniana del buen salvaje y la idea cartesiana del fantasma en la máquina completarían una trilogía mítica que ha implantado en nuestra cultura el dogma de la negación de la naturaleza humana. Desde el marco de la piscología evolucionista, estos tres mitos no se sostienen, pues carecen de una justificación científicamente sólida. La gramática innatista de Chomsky también le sirve de apoyo para rechazar la idea de la tabla rasa, aunque la diferencia entre gramática y semántica podría servir para redefinir la idea de la tabla rasa precisamente como una gramática, una estructura innata capaz de captar significados que son sociales y dependientes del uso de los términos, pues desde un punto de vista pragmático el significado no es independiente del uso. No es casual que Pinker elija la siguiente cita de Wittgenstein: ?los límites del lenguaje son los límites de mi mundo?, ahorrándose el esfuerzo hermeneútico de interpretar la frase y preguntando retóricamente cómo puede el lenguaje tener tales poderes, pero no cite la famosa ?el significado es el uso?. Si el significado depende del uso, entonces tiene una dimensión social que no es innata (los significados no pueden serlo). Las estructuras gramaticales de las distintas lenguas revelan, según Pinker, una profunda unidad. Ahora bien, estas estructuras acogen una gran diversidad de significados. Lo que es innato, por tanto, sería sólo nuestra disposición a aprender una lengua, y la importancia de la información exterior seguiría siendo crucial. Como bien dice Pinker, si criamos a un chimpacé y a un bebé, el chimpace no aprende a hablar, y el bebé sí. Y la explicación hay que buscarla en el nivel genético. Pero la genética de los humanos hace posible la adquisición del lenguaje, es su condición necesaria, pero no es suficiente, pues ha de completarse con los inputs que recibe del entorno.

Continue reading “La tabla rasa”

Nauseabundo

El PP prefiere llevar en sus listas al impresentable Dimas Cuevas antes que a Gallardón. Al parecer, la ultraderecha más rancia y repugnante ya no es ninguna maricomplejines. Por ejemplo, en vez de pedir la ilegalización de Democracia Nacional, el ayuntamiento del PP de Salamanca les cede una sala y permite que se manifiesten sin problemas, gracias a lo cual pudimos ver las calles llenas de neonazis dispuestos a pegar palizas a cuanto inmigrante se encontraran (y no sólo inmigrantes, llevar el pelo largo, por ejemplo, ya es motivo suficiente para ser considerado un anti-español). Supongo que al PP ultraderechista y xenófobo de ahora (a millones de años luz del liberalismo, más cercano al nacional-catolicismo autoritario de toda la vida) que un grupo de neonazis asesinen a un chaval les parece una gamberrada. Probablemente no cumplió las costumbres del buen español, porque ahora ya no se trata de establecer un marco legal que garantice la igualdad, sino de exigir que adopten nuestras costumbres. ¿Cuales?
El nacionalismo español del PP no se diferencia mucho de los demás nacionalismos excluyentes. Se parecen más a Batasuna de lo que creen, ¿condenaron la violencia de los grupos de neonazis, la kale borroka de la ultraderecha, o para ellos es un caso de “peleas entre bandas”?
Dentro de poco llamarán a Ynestrillas para que vaya de número tres. Un partido con la visión económica de Becker y la moral de Rouco Varela. Absolutamente asquerosos.